miércoles, 9 de junio de 2010

Idea de hombre = Androide

¿Sera posible algún día crear un androide que nos recree?

Seguramente que no. Como también los principales impedimentos no serán tecnológicas.

Saber que puede ser, ser un hombre o mujer, según el genero particular de quien se lo pregunte. Acompaña a nuestra labor cultural desde el comienzo de los tiempos y curiosamente, por cuestiones de tiempo, se ha respondido a esta pregunta con alguna respuesta de “valor” circunstancial.

A un individuo “aislado”, a uno con personalidad o que se encuentra con sigo mismo y se reconoce en él. Le será posible proyectar su desarrollo futuro y realizarse.

Estoy describiendo entonces, a un individuo común y corriente, que por tanto tiene mucho que aportar a sus contemporáneos y a su desarrollo.

Sin embargo, durante el ejercicio de la vida social, el desarrollo personal acompaña en sí, al desarrollo de la sociedad que le es contemporánea.

En el terreno de las ciencias físicas, específicamente en la química, se utiliza la expresión –la ley del convoy- para encontrarnos con una imagen elocuente, –la de un conjunto de carretas, que a la largo de un viaje en común, deben realizarlo a una velocidad tal, de acompañar a los mas “lentos”-. El químico lo usa para identificar al componente que limita la velocidad de un reacción entre reactivos y productos obtenidos.

Afortunadamente y aunque a veces parezca lo contrario, no somos –cosas-. Pero lo que es ciertamente, cierto es, que todos nosotros puestos a actuar sobre un tema podernos ser a veces los más rápidos y otras los más lentos. Y esa variedad nos humaniza, en el buen sentido de la palabra humanidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada