miércoles, 16 de junio de 2010

La filosofía necesita defensa

Introducción:

LA FILOSOFÍA ES NESESARIA

Muchos podemos haber sido atraídos , de alguna manera por cierta amplitud cognoscitiva que, haya manifestado alguien en nuestra presencia. A partir de lo cual, pudimos encontrarnos en algún punto, de alguna búsqueda. Luego nos pudimos sentir expulsados de prestar nuestros oídos a ese mismo ser, que antes nos cautivó.

Primera parte:

Con el párrafo anterior quiero señalar que, cualquier actitud filosófica, en la vida cotidiana, en general merece de nuestra atención, sobre todo si disponemos del tiempo necesario. Y que no así, cualquier búsqueda obsesiva del punto de falsedad de una afirmación. Porque filosóficamente es una paradoja. Recalar con el razonamiento en el empirismo, no desprecia, sino que dimensiona en la responsabilidad de la afirmación al sujeto que la produce, o en algunos casos que reproduce la de otros.

La deriva sobre la desvalorización relativa de la veracidad de cualquier afirmación sin una intención explicita final, que la materialice en una acción y a su autor, será: FILOSOFAR. Que en una maquina consumiendo energía sin más motivo que consumir energía, será un suceso extraordinario. Por no decir "inutil".

Varios estudiantes de la filosofía, permanecen encandilados por el descubrimiento de el carácter relativo de nuestras afirmaciones, sin poder salir de ese estado y por más que este fenómeno les pase a varios de ellos, no significara nada mas que poseen un problema sin resolver, común a todos ellos.

La filosofía es una rama de la ciencia que se pregunta sobre las cusas ultimas que encierra cualquier tipo de fenómeno.

La filosofía, debería ser el ciclo básico, común y obligatorio, a la realización de cualquier carrera, que sea universitaria, para no ser incoherente con la definición terminológica propia de -Universidad- que faculta y emite licencias. A quienes previamente buscaron: "El -filo- -sofo- en el -Uni- -Verso-". (Donde filo lo pueden ver como "origen" y sofo "saber" y Uni "origen" "uno vió", y por último verso "palabra". ¡Síí! Hay gente que va a buscar a la universidad, lo que allí no se "vende" y sin enbargo, quedan todos atrapados en un cierto compromiso que incluye, hacer un esfuerso por abandonar, "alguna ignorancia" y eso solo "hace bien" . Y a demas suele ser mas economica que otras formas terapeuticas sociales)

Pero, en un principio agregarían de 6 a 7 años mas a cualquier carrera de estudio. Y en segundo lugar tendríamos, seguramente a numerosos contemporáneos, rendidos ante el carácter relativo que encierra el conocimiento mismo.

En el pasado “académico” de las civilizaciones, los centro del saber estaban asociados a la religión, justamente porque eran el referente ético del pensamiento. Ninguna religión, resistió esa responsabilidad en la historia.

El rol sucesor, lo tomo la filosofía, por esta razón y hasta relativamente pocos años atrás, los científicos que “rompían” los esquemas de pensamiento de sus contemporáneos debían a demás tener una capacidad de argumentación suficiente, como para poder reclamar su lugar en tanta resistencia, tan bien preparada.

Intereses “sectoriales”. En términos mas actuales podremos comprender que las disputas entre los seguidores de un dios del sol y los devotos de la luna, era una partida “presupuestaria”. Entre las distintas ordenes en la religión católica, cuando esta era quien “cortaba el bacalao” también. Y que libera a la burguesía " creandose la universitaria" (lease "el estado") este desarrollo, por una necesaria reducción de los costos operativos.

Los noveles de este país , con la excepción de Milstein. Egresaron de un sistema universitario que contenía 3 años de lo que hoy llamaríamos filosofía, anteriores a poder definir un área especifica de investigación, labor, estudio, que a su vez seria su profesión. Que con su trabajo en ella devolverían a la sociedad, la inversión economica, que esta había realizado en ellos.

Todo lo cual debe haberles colocado en una posible posición critica (en el buen sentido de la palabra critica*) más acertada, incluso en disenso.

Y a partir de lo cual distinguir que para actuar sobre un tema complejo, no se puede reduccionista, por lo menos, sin saberlo.

Es verdadero afirmar, que el sistema universitario actual es muy pretencioso, como para que, solo entregue –Licencias-, como si estas fueran en alguna realidad quienes materialicen a un profesional. Sí, han perdido consistencia. Sin embargo siguen siendo un camino plausible para la introducción en cualquiera de los grandes temas del saber.

Segunda parte:

Todo lo que he escrito antes tiene carácter. Su carácter es de –interpretación-. La interpretación es una palabra que tenemos bien definida y el mejor científico (fabricado en viejas escuelas de científicos c/ filosofía) fue S. Freud, en su teoría El Psicoanálisis (por el construida y reconocida como –no científica-) . Abarca los ejemplos: de leer la borra del café o las líneas de las manos, donde alguien se atreve a componer una interpretación de un fenómeno que esta delante de él, que otros no pueden o necesitan de otro punto de vista, con agumento mágico o racional.

Ese procedimiento, que a posteriori, se puede verse como sencillo, no le quita el merito de que haya sido el camino a darse cuenta de algo, que antes nos era inaccesible. Por esa razón el valor de una interpretación, es subjetivo.

Tercera parte:

Las dos partes anteriores, pueden ahora tomar un nuevo sentido interpretativo, veamos:

Resulta que en nuestro país, a pesar de haber licenciado a numerocicicimosssss Filósofos, no contamos con más de uno que tenga una presencia internacional y un reconocimiento muy importante, este es…Mario Bunge. Como en años anteriores le he "pegado con tantos palos", ahora quiero acceder a una posición que al menos para mí sea mas equitativa. Este científico ha escrito unos cuantos metros de libros, por lo cual en sus obras existe de todo. Como ya sobrepasa los 90 años, me inspira esta reflexión, que reconoce que a pesar de haberse dirigido con pensamientos "sombríos" exibe un buen ejercicio de la mente pensando, de la cual se puede aprender. (su forma de producirce en términos de marqueting, que es algo que hacen tantos dentro de la "ciencia académica", que consiste en "hacer hablar a los muertos" o peor "pelearse con ellos", que en el caso de Bunge consitió en atacar a Freuid y llevar la contra a cierta moda de clase media que es faborable al psicoanálisis y reconocerse como neuróticos, fue la causa de mi desaprobación.)

Después de años, distingo que en sus ataques al psicoanálisis, (interpreto) ataca a la facultad de psicología de la UBA, que si bien explícitamente no se “enseña en ella al psicoanálisis” se confirma un gran apoyo sectorial a la misma.

Aunque de su parte, sea de un necio poco escrupuloso al afirmar que el psicoanálisis es una pseudociencia, siendo como antes expuse su inventor aclaró que el contexto de validación de su teoría no era científico, era empírico. En el cual se observo que no producía algún beneficio en el tratamiento de la esquisofrenia para lo cual, lo había concevido y que por la naturaleza de la definición de neurosis, podía ser un procedimiento, una técnica para actuar sobre las frustraciones de los neuróticos,

Cuarta parte:

Ahora sí puede transcribir un articulo de Perfil a M. Bunge donde muestra un ejercicio de una buena sapiencia. Que espero les guste.

EL FILOSOFO DE LAS CIENCIAS ESTUVO EN BUENOS AIRES

Mario Bunge: "Menos los científicos, casi todo el mundo está en desacuerdo con el Gobierno"

Radicado en Canadá, el epistemólogo argentino da su opinión sobre la ciencia y la política nacional. Arremete contra el psicoanálisis y sorprende con elogios a Perón y Kirchner.

Impecable a sus 91 años, el epistemólogo argentino Mario Bunge acaba de regresar a Montreal (Canadá), donde está radicado desde hace más de cuatro décadas, luego de brindar una serie de exitosas conferencias en el país. En esta entrevista con PERFIL -compartida con el sitio médico Intramed- repasó buena parte de su prodigiosa vida en la que odió al Colegio Nacional Buenos Aires, fundó una universidad obrera, fue amigo de Arturo Frondizi, se peleó con los neohegelianos fascistas que copaban la facultad en los años 30 y 40, creyendo luego que el peronismo era su continuación, y defendió siempre a las ciencias contra lo indemostrable, por ejemplo, las teorías psicoanalíticas (ver recuadro).

Recién el año pasado, a los 90, se jubiló porque el decano de su facultad no le dejó que concentrara todas sus clases en otoño; si fuera por él, seguiría siendo profesor.

—¿Por qué se fue del país?

—Por varios motivos. Uno fue que había una nueva dictadura, estaba la disputa entre Azules y Colorados en el Ejército y lo habían derrocado a Frondizi. Me enteré hace poco que la CIA tuvo mucho que ver con eso. Viví en un limbo y eso que había sido amigo de Frondizi, que incluso fue profesor de la universidad obrera en los años 40.

—¿Cómo ve a la Argentina?

—La Argentina no se ve. No estamos en 1910 sino en 2010: hace cien años, todos los europeos miraban al país con esperanza y como posible lugar para emigrar. Nadie piensa eso hoy. Casi no llegan noticias de la Argentina a Canadá. Para enterarse de qué pasa aquí hay que leer PERFIL, La Nación, Clarín. Y aún así no estoy seguro. No sé a quién creerle. Por ejemplo, está este problema de la oposición, ¿no es posible que los K de vez en cuando den en la tecla? ¿Cómo puede ser que sigan siendo populares en un gran sector de la población si de vez en cuando no hacen algo correcto? Mi información es fragmentaria. Lo único que sé es que casi todo el mundo está en desacuerdo menos los científicos. Todos en la comunidad científica hablan bien del ministro de Ciencia, todos dicen que ganan más que antes, están más contentos. Y vimos que en el CERN hay un equipo argentino, algo que antes era impensable. Volvieron científicos al país. La gente está conforme.

—O sea que, a pesar de su información fragmentada, sospecha que algunas cosas se están haciendo bien.

—Como dijo un amigo, no es que el Gobierno sea bueno: pasa que sus opositores son mucho peores. Estuve hace poco en Santa Fe, con el gobernador Hermes Binner y con sus ministros de Economía y Cultura. Están haciendo cosas muy sensatas, tienen ideas claras. Es un equipo honesto. Su vicegobernador es radical, de modo que existe la posibilidad de un Frente Amplio como en el Uruguay, con peronistas de izquierda (si es que los hay), socialistas y radicales alfonsinistas de izquierda. Lo que sí noto es una ausencia de debates serios y respetuosos sobre el futuro, un proyecto de país. Insisto en que los proceres de Mayo lo tenían. Los radicales jamás lo tuvieron; tal vez Frondizi, pero no le permitieron llevarlo a cabo. En el siglo XX, el único que tuvo uno fue Perón. Tuvo la idea no sólo de amansar a los argentinos, uniformarlos y someterlos, sino también de modernizar la sociedad, pese a que no se dio cuenta de que no se puede modernizar sin democracia.

—¿Qué hay de la filiación peronista del gobierno actual? ¿Es real?

—Creo que el peronismo ha cambiado muchísimo. El actual no es el de antes. Que yo sepa, el de ahora no ha necesitado corromper a los sindicatos porque ya estaban corrompidos. No ha ejercido la violencia; al contrario, ha defendido los derechos humanos, aunque habría que recordar la violencia de Isabelita también.

—Recién mencionó el experimento del LHC, ¿cambia algo la filosofía de la física?

—No lo sé. Aún no se hizo el experimento en sí. Se comprobó que la máquina funciona pero no hay ningún resultado. El experimento se diseñó y montó para poner a prueba la teoría del bosón de Higgs. Pero no va a cambiar mucho, creo. Igual, deseo que el bosón exista para justificar los miles de millones de dólares y las miles de horas invertidas por investigadores e ingenieros. Sino, sería una decepción (se ríe).

—¿Coincide en que es el experimento más grande de la historia?

—No, no. Más grande fue el de Galileo, con las bolitas de la torre de Pisa. O el de Hertz sobre la detección de las ondas electromagnéticas. O el de Spallanzani sobre la generación espontánea. Esto no cambiará la visión del mundo.

—Hay quienes piensan que reproducir el Big Bang es más importante.

—Suponiendo que el Big Bang haya ocurrido, lo importante es saber qué había antes. Para que haya explosión tuvo que haber algo antes. Y de eso no se sabe nada. La explosión destruyó el archivo.

"Hay que cerrar la facultad de psicología"

La lucha contra la pseudociencia es uno de los tópicos favoritos de Mario Bunge. En particular, uno de sus habituales blancos es la psicología, tal como se practica en el país. Por eso, se manifestó entusiasmado con emprendimientos científicos como los que encabeza Facundo Manes en el INECO, lugar donde se desarrolló la entrevista. "Esto me hace volver a creer en el país", dijo al ver los papers en revistas internacionales que publicó el equipo de neurocientíficos.

—¿Qué propone para que haya una psicología científica en el país?

—Primero, hay que eliminar el principal obstáculo y cerrar la Facultad de Psicología. Porque si se piensa en una reforma habría que empezar por despedir a todos sus profesores. Digo cerrar porque el ambiente que deberían aguantar los nuevos sería imposible. Y cerrarla porque no cumple sus funciones, no enseña psicología. Luego, habría que invitar al país a psicólogos auténticos a enseñar durante meses y, al mismo tiempo, enviar becarios. Así, en veinte años habrá un núcleo con masa autentica para que haya investigación en el país.

—¿Cuáles son las consecuencias de la situación actual?

—Los individuos con trastornos mentales no son curados. En algunos casos, la depresión grave, si no se trata a tiempo y eficazmente con píldoras y terapia cognitiva, puede llevar al suicidio. Por otro lado, causa el envenenamiento de toda la cultura; la vuelta al pensamiento mítico, a la manía de hacer afirmaciones incontrastables, al dogmatismo en una palabra. Creer algo sólo porque lo dijeron Freud, Melanie Klein o Jacques Lacan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario